Páginas

lunes, 20 de agosto de 2007

(N. del T.)

¿Cuándo soplaría el “viento divino”[1]?

[1] Lit. Kamikaze. Se refiere a las tormentas que hundieron gran parte de la escuadra mongol cuando ésta atacó la costa noroccidental de Japón en los años 1274 y 1278. Gracias a aquel “viento divino” la invasión fracasó en ambas ocasiones. Los japoneses vieron en las tormentas señales de la protección que los dioses dispensaban al Santuario de Ise. El mito del Kamikaze nunca fue olvidado por los japoneses quienes, durante la Guerra del Pacífico, lo aguardaban con la esperanza de que destruyera la flota americana. En octubre de 1944, cuando ya era evidente que la armada japonesa no podría impedir el desembarco americano en Filipinas, cinco pilotos japoneses realizaron el primer ataque suicida contra barcos de guerra americanos. Los pilotos suicidas se auto inmolaron con la mente puesta en el “viento divino” que había salvado a Japón (N. del T.)