Páginas

jueves, 21 de junio de 2007

Salomé (2003)

En el Foro La Gruta

LO IMPORTANTE EN SALOMÉ ES QUE EL BAILE DE LA OBRA SE CONSTRUYA EN LA MENTE DEL ESPECTADOR: HÉCTOR BOURGES

Carla Méndez

Ni el baile, ni la cabeza de Juan el Bautista serán los ejes de acción principales durante la nueva escenificación de Salomé, sino la exploración visual en donde la mirada se vuelve cada vez más golosa del movimiento, dijo su director Héctor Bourges Valle, quien hace una nueva adaptación al texto de Oscar Wilde sobre el conocido pasaje bíblico de Salomé. Espectáculo teatral, que se acerca más a las expresiones conceptuales, tales como las instalaciones, inicia temporada el 30 de julio en el Foro la Gruta del Centro Cultural Helénico.
En este drama todos los personajes se encuentran encerrados en sus propios monólogos y el punto de acción es que la figura principal se multiplica seis veces. En el montaje hay una presencia masculina en medio de siete actrices; algunas de ellas representan algunos personajes masculinos. Lo importante en esta nueva Salomé es que todos los personajes son Salomé.
Lynda Delgado, Kerygma Flores, Sheila Flores, Estela Quintero, Blanca Ávila, Monserrat Varela, Fernanda Collado y Erwin López actúan en la nueva versión de este personaje, símbolo femenino del mal, que por su erotismo y lujuria se une a la lista de mujeres condenadas por la historia, como Eva o Helena de Troya.
Al respecto Héctor Bourges señaló: "es un tratado sobre la mirada, que va desde la erótica hasta la tecnológica, la cual se da en una época donde es común hablar del narciso como un arquetipo del hombre. Es también un replanteamiento de la incapacidad del hombre por otorgarle a otra persona la calidad de ser humano".
Salomé es un espectáculo conceptual que se convierte en un drama de miradas no correspondidas, donde nadie ve a nadie, en el que el espectador se encuentra en primer término viéndose a través de los espejos del escenario y en segundo ve lo que es una obra de teatro.
La danza de la Salomé multiplicada en seis deberá construirse en la mente del espectador declara el egresado del CADAC, quien dijo que este montaje ha pasado por varias etapas. En el Teatro Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura de la UNAM fue una exploración espacial. Aquí el público subía al escenario y veía a los actores a través de los espejos.
Esta nueva temporada, dijo Héctor Bourges, pretende que el público construya el escenario a partir de las imágenes, puesto que la obra es estática. La inacción física en la obra representa el vacío profundo al que es arrojado el ser enamorado de su imagen (Narciso). La iconografía esta inspirada en imágenes del fotógrafo inglés Edward Muybridge que desde hace mucho tiempo me inquietan y que le dan forma a lo que yo pensaba acerca de Salomé.
Y concluyó: "Es una escenificación que arroja una sensación de vacío porque vivimos en una época, en la que nos acercamos a las experiencias desde la realidad virtual, y donde las causas llegan después que los efectos".
Salome, nueva adaptación de la obra de Oscar Wilde, bajo la dirección de Héctor Bourges, se presentará todos los miércoles en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, a partir del 30 de julio a las 20:00 horas.